jueves, 30 de agosto de 2012

8556

¿Cómo no le voy a querer? 


Si es mejor que el chocolate, mejor que las siestas de antes de cenar, mejor que los semáforos en rojo. 

Es mejor que el pacharán, mejor que los números impares y que las duchas con mucha presión. 

Mejor que las tormentas de verano, mejor que el jazz, que el soul, el blues, mejor que el rock. 

Mejor que la luna llena en el mes de abril, mejor que Lord Byron. 

Mejor que los tatuajes, que el sirope de caramelo, e incluso es mejor que dormir.
Mejor que una puesta de sol en el Lago de Sanabria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario