viernes, 21 de enero de 2011

No mires

Anoche, tirada en la cama, mirando al techo, con la luz dada. Me pregunté algo que hizo que se me encogiera el estómago. Se me presentaron mis pensamientos como si fueran cartas que alguien estuviera barajando. Y sé que ni con trampas voy a ganar esta vez. ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? Demasiado existencial para una noche de luna llena.
No puedo dormir pensando en el momento en el que me preguntes lo que siento y no pueda contestar a eso. Porque es el tipo de preguntas que no se contestan con un "no sé", aunque en realidad sea lo que voy a contestar. Porque no me gusta poner nombre a los sentimientos y no me apetece volver a sentir aquello que hace que se nos encoja el corazón.
Y me duermo con un último pensamiento:no estoy preparada para esa pregunta, pero responderé con un beso.

Si no miras para no ver lo malo, tampoco verás lo bueno.
"Si tu felicidad depende de lo que hagan los demás, supongo que estarás en aprietos." Richard Bach

No hay comentarios:

Publicar un comentario