lunes, 7 de marzo de 2011

Magnífico simulacro de equilibrio

¿Cuándo crees que es preciso abrir los ojos frente al espejo y darse cuenta de que como sigamos esperando nos van a cerrar todos los amaneceres?
¿Puedes para un momento de pensar en los pasos que daremos mañana hacia el día de después?
¿Cómo puedo hacerte comprender que al cerrar los ojos trece segundos se abren todos los semáforos?
¿Me prestas un poco de amor para las tardes de los domingos?
¿En qué piensas cuando me escuchas pensar?
¿Quieres pasar el resto de tu vida arrepintiéndote de respirar mientras pasas por alto las veces que respiras?
¿Dónde se guardan tras el fracaso los besos alquilados a la sombra de nuestros sueños?
¿Me permites ser noche, para caerte encima?


No hay comentarios:

Publicar un comentario